jueves, 21 de abril de 2016

El museo y Cervantes

Como sabéis, este año celebramos el IV Centenario del fallecimiento de Miguel de Cervantes.
Entre los actos previstos, la Subdirección General de Museos Estatales va a organizar un catálogo en línea dedicado a este escritor con los bienes de las colecciones de los museos de nuestro país que hacen referencia a su vida, obra o contexto histórico-cultural.
En ese catálogo también estará representado nuestro museo con una pieza muy especial: un roscadero.

Dicho catálogo se podrá ver a través de la Red Digital de Colecciones de Museos de España (http://ceres.mcu.es) después del verano.
En esta misma dirección se puede consultar también nuestro catálogo.

Los roscaderos eran empleados por las mujeres para realizar la colada. Mezclando agua caliente con ceniza del hogar conseguían blanquear y desinfectar la ropa blanca de lana o cáñamo que se depositaba dentro.
En El Quijote también se menciona esta pieza como podemos leer en este fragmento:

Con esta licencia, que don Quijote se tomara aunque no se la dieran, se llegó a la cadena y al primero le preguntó que por qué pecados iba de tan mala guisa. Él le respondió que por enamorado iba de aquella manera.
—¿Por eso no más? —replicó don Quijote—. Pues si por enamorados echan a
galeras, días ha que pudiera yo estar bogando en ellas.
—No son los amores como los que vuestra merced piensa —dijo el galeote—, que los míos fueron que quise tanto a una canasta de colar atestada de ropa blanca, que la abracé conmigo tan fuertemente, que a no quitármela la justicia por fuerza, aún hasta agora no la hubiera dejado de mi voluntad. Fue en fragante, no hubo lugar de tormento, concluyóse la causa, acomodáronme las espaldas con ciento, y por añadidura tres precisos de gurapas, y acabóse la obra.
—¿Qué son gurapas? —preguntó don Quijote.
—Gurapas son galeras —respondió el galeote.












No hay comentarios:

Publicar un comentario